Arranca diciembre y el mercado debate sobre el futuro del dólar

4 diciembre, 2018

Argumentos a favor y en contra para jugar a favor del peso.

Desde que se implementó el nuevo plan monetario, con la aplicación de las bandas de flotación y el control estricto de la base monetaria, el tipo de cambio comenzó a operar en la parte inferior de dicha banda y la volatilidad cambiaria se desplomó. Ahora bien, con el inicio de diciembre, las tensiones cambiarias tienden a incrementarse. Aun así, analistas del mercado ven que existen argumentos para pensar en que el dólar debería continuar operando cercana a la parte inferior de la banda.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones destacaron c uatro fuentes de divisas que hará que la oferta de dólares sea más holgada de cara a 2019. En su informe se detalla la existencia de una expectativa positiva sobre la cosecha de la campaña 2018-2019. Por otro lado, se espera un aumento de las exportaciones industriales de la mano del mayor ritmo de expansión de Brasil. Se mantienen además una mejora sustancial en el saldo energético ( Vaca Muerta y menor consumo por tarifas reales). Por último, la venta de dólares provenientes del FMI para el financiamiento de las necesidades fiscales es otra fuente de divisas.

“Económicamente, la suma de estos efectos fortalece la expectativa de que el tipo de cambio estará más cerca del piso que del techo de la banda. Más simple, la demanda de pesos continuará su ascenso, mientras que por el otro lado la oferta de dólares aumentará. Igualmente la volatilidad cambiaria se mantendría, en especial, dado el agitado calendario electoral que se nos avecina”, sostuvieron desde PPI.
Además los analistas de la compañía agregaron que los números fiscales de octubre continuaron hacia el equilibrio, aunado a que el saldo comercial de octubre fue superavitario por segundo mes consecutivo.

“Basado en la recaudación de octubre, junto a otras fuentes de datos, nos llevaba a anticipar una reducción del déficit de cuenta corriente (DCC) equivalente a una caída de la demanda de dólares, junto con un descenso del déficit fiscal”, anticiparon desde Portfolio Personal Inversiones.

Uno de los factores que jugaron a favor de la corrida cambiaria fue el déficit en turismo y la demanda de divisas por parte de los privados. En los últimos meses se percibió una fuerte contracción de demanda de dólares de turismo y atesoramiento. “La dolarización privada neta reflejaba hasta septiembre una dolarización promedio de u$s 2000 millones mensuales de demanda, y en octubre cayó a u$s 850 millones, volviendo al ritmo del 2016-2017. Por otro lado, el uso de las tarjetas de crédito en dólares fue similar al de octubre, cayendo así un 50% interanual ”, sostuvieron.

A modo de conclusión, su proyección del tipo de cambio es que el mismo siga un sendero de suba del 3% en diciembre.

José Echague, jefe estratega de Consultatio Investment, se mostró más cauteloso de corto plazo aunque mantiene una visión similar para el medio plazo. “En el corto plazo existen varios factores que contribuyen a una presión estacional sobre el tipo de cambio que puede justificar un aumento táctico de la exposición a moneda extranjera hasta fin de año”, evalúo. Y agregó: “Con un horizonte de tiempo algo mayor, el diferencial de tasas a favor del peso sigue siendo muy importante y ratifica el atractivo de estar expuestos a activos en moneda local”, remarcó.

Con la llegada de diciembre, el BCRA estará bajo presión sobre todo en materia cambiaria. Justamente, Echague entiende que el Banco Central tiene la necesidad de revisar los parámetros de la política monetaria y por ello habrá 3 puntos fundamentales a resetear. “Por un lado habrá que revisar la velocidad de ajuste de las bandas cambiarias. En segundo término, se deberá revisar el piso de la tasa de política monetaria, y por último, el nivel y composición de encajes bancarios.

“Considerando la velocidad con la que se viene llevando a cabo la normalización monetaria, esperamos que el BCRA relaje lentamente la política monetaria para 2019 desde estos niveles”, sostuvo.

Desde la mesa de dinero de un banco local siguen pensando que la dolarización de carteras sigue siendo lo mas prudente. “Las tensiones sociales que se puedan llegar a notar a fin de año suelen ser un disparador del tipo de cambio. Es cierto que esta vez el dólar esta mas contenido pero aun asi creemos que habrá demanda por turismo entre diciembre y febrero, sumado a compromisos de deuda del gobierno, reduciendo la oferta de corto plazo en el mercado. Por otro lado, se espera una baja de tasas por parte del BCRA en los próximos meses y hasta que no se resuelva la dinámica dólar-tasa, lo mas prudente sigue siendo la dolarización de portafolios”.

Fuente: Link

RELACIONADOS