Anticipan ascenso argentino de “frontera” a “emergente”.

9 octubre, 2017

Según Consultatio, la evolución de los mercados de las últimas semanas junto con el posible resultado positivo (para el Gobierno) en las próximas elecciones, implicarían que habría espacio para reformas estructurales. Luego vendría la recalificación.

Según analistas privados, la evolución del mercado de deuda y de capitales de la Argentina ameritaría para que en los primeros meses de 2018 el país deje de ser calificado como “mercado de frontera” y pase a “emergente”. Según el último informe de Consultatio Plus, y a partir del análisis sobre la evolución positiva de las acciones argentinas en la última semana, “el impulso viene de la mano de encuestas que proyectan resultados electorales cada vez más positivos para la coalición oficial” lo que provocaría que “la calificación como mercado emergente que el año pasado se postergó por la falta de certeza sobre la continuidad de las reformas, debería ser un hecho en 2018”. El trabajo de Consultatio, titulado “Peleando la Clasificación”, indica que “la apuesta es bastante evidente en los precios y volúmenes operados”, ya que “los jugadores internacionales renovaron apuestas sobre el equity de una manera contundente, incluyendo la compra de las ampliaciones de capital que realizaron varias compañías, en su mayoría del sector bancario”.

El informe plantea más adelante que “la mejora de Argentina también se está registrando pero a una velocidad más lenta. Lo relevante aquí no pasa tanto por el resultado de las elecciones-que es condición necesaria para reducir la distancia que todavía nos separa de países comparables -sino por lo que el Gobierno pueda hacer en términos de reformas con el capital político que obtenga el 22 de octubre”. Consultatio menciona luego que “el contexto internacional es positivo y por ello da márgenes. La economía está creciendo y los datos de la recaudación de septiembre recientemente publicados lo está reflejando, (+33.1%año/año). Pero Argentina necesita más que eso: el crecimiento sostenido por sí mismo -una meta que ha probado ser difícil de alcanzar en Argentina- no es suficiente para reducir el tamaño del desequilibrio fiscal y/o estabilizar la dinámica de la deuda en niveles que no expongan al país a la vulnerabilidad de los flujos externos. Hacen falta además reformas”.

Aquí menciona Consultatio que de concretarse estas reformas planteadas por los mercados “la clasificación como mercado emergente que el año pasado se postergó por la falta de certeza sobre la continuidad de las reformas, debería ser un hecho en 2018”.

Argentina había esperado dar este salto el 20 de junio pasado, cuando un comité especial de entidades bancarias debía definir la situación de la calificación argentina de “mercado frontera” a “emergente”, estatus que facilitaría las condiciones para el acceso al crédito y la demanda de activos financieros domésticos por parte de fondos internacionales. Sin embargo, Morgan Stanley (encargado de la calificación) anunció ese día que Argentina no sería ascendida y que se debería esperar. La decisión de mantener al país como “mercado frontera”, implica que el país está impedido de acceder a los fondos de inversión internacionales, que manejan en total unos 1,5 billones de dólares y que sólo pueden apostar a mercados calificados de emergentes hacia arriba. En el comunicado, Morgen Stanley explicaba que si bien se ponderaban las reformas que había iniciado el Gobierno de Mauricio Macri, se seguían mirando los cambios en el mercado argentino, como la eliminación de los controles de capital y de restricciones de cambios de divisas. “Hace falta más tiempo para ver si estos cambios se mantienen hasta ser considerados irreversibles”, se advirtió entonces.

La revisión de la calificación será anunciada, por primera vez en 2018, entre febrero y marzo. Habrá luego una segunda presentación en junio, pero se espera que Argentina tenga antes su calificación.

Fuente: LInk

RELACIONADOS