Ven oportunidades si hay “batacazo” del Gobierno

11 agosto, 2017

El diagnóstico ya es prácticamente un consenso entre todos los agentes del mercado: las elecciones de este domingo dejarán sólo dos escenarios posibles para los inversores. Un triunfo contundente de Cristina de Kirchner, que la dejara bien posicionada hacia octubre y comprometiera la gobernabilidad de la gestión actual, podría acentuar el ruido cambiario y alentar inmediatamente el desarme de posiciones en acciones y títulos en pesos de corto plazo (incluidas las Lebac). Del otro lado, una diferencia estrecha, un “empate técnico” o un triunfo de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires devolvería la calma en torno al dólar y generaría buenas oportunidades de compra en los papeles más afectados por el riesgo argentino y ligados al ciclo económico.

Cristian López, Consultatio Asset Management: “Si las elecciones convalidan al Gobierno, lo que se va a eliminar es la incertidumbre en los precios. Uno debería apostar a bonos en dólares de largo plazo”.

En algunas mesas reconocían ayer haber empezado a tomar posiciones, marginalmente, en instrumentos que se verían favorecidos con un evento benigno para el Gobierno, que hoy no parece descontado. Esa cautela es la que explicó que tanto el miércoles como ayer los sobresaltos cambiarios no tuvieran un correlato en el mercado de capitales: acciones y bonos se mantuvieron expectantes en los últimos días y hasta llegaron a mostrar, ayer, una recuperación.

“El escenario pesimista ya está metido en los precios”, comentó el analista de Delphos Investment, Leonardo Chialva. “Ahí va a pesar mucho la lectura que hagan en sus titulares los portales financieros mundiales: si ganó Cristina, podría ser el retorno del populismo. No va a ser un escenario de caos, ni van a subir las tasas de interés. Pero posiblemente el BCRA tenga que seguir vendiendo dólares para evitar que se dispare más”, completó.

Leonardo Chialva, Delphos Investment: “El escenario pesimista ya está metido en los precios. Si gana Cristina, podría ser el retorno del populismo, y el BCRA tendrá que prolongar la venta de dólares”.

No es una novedad. Los mercados suelen resistir las alternativas que prometen cualquier tipo de intervencionismo y, en cambio, observan con buenos ojos las que predican mayor libertad para los negocios. “Al inversor extranjero lo atemoriza todo lo que favorezca a que suba puntos Cristina. Se miran las PASO y la provincia de Buenos Aires, y entonces todos se ponen nerviosos con los números de las encuestas que dan ganador a Unidad Ciudadana. Por eso el mercado baja todos los días”, advirtió el presidente del Banco de Valores, Juan Nápoli.

Juan Nápoli, Banco de Valores: Al inversor extranjero lo atemoriza todo lo que favorezca a que suba puntos Cristina. Se miran las encuestas y por eso el mercado baja todos los días”.

Para tomar una actitud defensiva, los operadores de Bolsa sugieren salir de las acciones y los bonos en pesos y quedarse en dólares (preferiblemente en efectivo). Para Chialva, hoy se ve una fuerte dolarización porque “las empresas con casa matriz del exterior bajaron la orden de entrar a la elección sin riesgo”. Y eso explica que no haya correlato entre bonos y dólar.

Entre los inversores no hay dudas de que un escenario optimista para el Gobierno todavía no “priceado” en los activos provocaría un giro abrupto en los mercados. El CEO de Consultatio Asset Management, Cristian López, recomendó prepararse para este evento comprando bonos en dólares de largo plazo: “Si en esta primera vuelta hubiera un empate en la provincia de Buenos Aires, habría un cierto grado de probabilidad de que se revalidara la gestión en octubre, y uno debería cargar la parte larga de la curva de títulos soberanos en moneda extranjera. Porque si bien se estabilizaron sus precios en las últimas ruedas, estos bonos tuvieron una corrección importante y ya rinden por encima del 7% anual”, describió. Un triunfo de Cambiemos comprimiría el spread de rendimientos de estos bonos y daría lugar a una suba de precios. “Si las elecciones convalidan al Gobierno, lo que se va a eliminar es la incertidumbre en los precios”, completó.

Para este caso, los amantes del riesgo encuentran la apuesta más interesante en acciones. Los elegidos por los operadores son los papeles más líquidos, como bancos y energéticas. Los primeros, porque están ligados al ciclo económico y recientemente reportaron buenos resultados; y las segundas, porque verán alentada su rentabilidad con futuros ajustes de tarifas. “Soy claramente comprador: lo primero que veo es que los números para el Gobierno en las elecciones elecciones de octubre van a ser mejores que los de ahora”, se entusiasmó Nápoli. El domingo, a última hora, será la señal de largada para los inversores: los que compraron o vendieron con el rumor y las encuestas deberán tomar sus decisiones con la noticia y los números oficiales.

Fuente: LInk

RELACIONADOS