IMPORTANTE

Los siguientes Fondos Comunes de Inversión

Se encuentran en proceso de desarme por la Resolución General de CNV N° 836.

En caso de tener cuotapartes, por favor contactar a tu asesor financiero.

López, CEO de Consultatio: “Vemos el contado con liqui en $115 a fin de año”

20 enero, 2020

Con las alertas “sonando” por la falta de una certeza absoluta que se vaya a resolver de la mejor manera las deudas soberanas nacionales y provinciales, y la desconfianza para el mercado que puede acarrear una mala definición, BANK MAGAZINE entrevistó a Cristian López, CEO de Consultatio Asset Management, donde habla sobre la visión del mundo inversor y qué puede ocurrir con el dólar y las tasas de interés.
Por Mariano Jaimovich

-Estamos en un contexto complicado para el país, ¿cómo se observa desde el punto de vista inversor?

-La situación actual sigue mostrando un grado elevado de incertidumbre, pero también es verdad que en finanzas estas situaciones son las que presentan mayores oportunidades en términos de retorno. Dicho eso, a un mes de la asunción del nuevo Gobierno, tuvimos algunas señales en algunas direcciones que fueron un poco mejores de lo esperado, como por ejemplo el ajuste fiscal y la intención de pagar deuda en pesos. Los frentes más importantes que quedan abiertos y son condiciones necesarias para la recuperación del mercado y la economía son: primero, la renegociación de la deuda con acreedores privados; segundo, un nuevo acuerdo con el FMI; y, por último, el desenlace del posible evento de crédito de Provincia de Buenos Aires.

-¿Qué inversiones están recomendando efectuar?

-La clase de activos que más nos gustan son los bonos en pesos de corto plazo, ya que creemos que el Gobierno podría pagarlos y eso los vuelve una oportunidad muy atractiva. Obviamente, pensamos que la brecha en los próximos meses podría subir, pero aun así los retornos en dólares de los bonos cortos en pesos (AF20, A2M2 y TC20) son muy altos y soportan una suba de la brecha. Dicho esto, creemos que es importante balancear el portafolio con otra clase de activos más defensiva, como pueden ser bonos en dólares de compañías con buenos fundamentos. Es decir, que tienen poca deuda, mucha liquidez e ingresos atados de alguna manera al tipo de cambio.

-¿Cómo los afectó las medidas del Gobierno respecto al dólar?

-Con la profundización de los controles de capitales que introdujo el nuevo Gobierno, la segmentación de los mercados cambiarios se amplió. Si pensamos en el contado con liquidación, que es la cotización más libre de todas, nosotros vemos una ampliación de la brecha desde estos niveles en el corto plazo por la emisión de pesos para pagar deuda y la caída estacional de la demanda de dinero. Sin embargo, hacia el comienzo del segundo trimestre, si las cosas marchan en la dirección correcta (esto es, si no hay default de Buenos Aires y se acuerda un canje de deuda con acreedores del Gobierno Nacional donde el FMI esté de acuerdo), entonces la brecha debería retroceder y el contado con liquidación calmarse un poco. Vemos el tipo de cambio contado con liquidación en el orden de $115 a fin de año, consistente con una brecha de 45% sobre un tipo de cambio oficial de $78.

-¿Qué puede ocurrir con las tasas de interés?

-Las tasas ya han estado bajando bastante, algo que se podía anticipar a partir del endurecimiento del cepo y los objetivos de la nueva gestión. Si miramos el nivel de la Badlar, la tasa pasiva por excelencia de la economía ya se encuentra en niveles negativos, en línea con todo lo que fue el período del cepo 2011-2015. Esto no va a cambiar, creemos que en el esquema de política que concibe el Gobierno esto va a seguir así, aunque quizás si reactiva algo el crédito la dinámica bajista de las tasas se atenúe. En ese caso, podríamos pensar en una tasa Badlar en niveles de 30% a fin de año.

-¿Cuáles son las expectativas que el mundo inversor tiene con respecto al nuevo Gobierno?

-En el mercado hay opiniones diversas, como en todos lados. Claramente la cuestión de la deuda en dólares es central y cómo se resuelva eso va a determinar los desarrollos posteriores. Los inversores del extranjero están mirando ese tema en particular. Luego está la cuestión de la ausencia de un plan económico integral. A nosotros eso no nos preocupa porque la situación amerita conservar márgenes de maniobra y resolver problemas tan importantes como puntuales. Si todo eso sale bien, el Gobierno se enfrentará a una situación del estilo “elige tu propia aventura”: seguir con la línea un poco más razonable que tiene presente las ecuaciones macro más básicas, o bien volver a un modelo económico al estilo 2011-2015.-

Fuente: Link

RELACIONADOS