IMPORTANTE

Los siguientes Fondos Comunes de Inversión

Se encuentran en proceso de desarme por la Resolución General de CNV N° 836.

En caso de tener cuotapartes, por favor contactar a tu asesor financiero.

En un año convulsionado para las inversiones, la bolsa tuvo un líder indiscutido que ganó 300%

29 enero, 2020

A pesar de la reciente mejora en el mercado bursátil por el plan fiscal del Gobierno, los analistas advierten que puede haber una nueva ola de bajas

on la última campanada del lunes, el mercado bursátil concluyó un año en el que la principal característica fue la enorme volatilidad de las cotizaciones, a partir de una serie de hechos puntuales tanto en el plano económico como en el político.

Entre ellos se pueden mencionar la entrada en vigencia del impuesto a la renta financiera, el ascenso a la categoría de “mercado emergente” según Morgan Stanley, el sorpresivo resultado de las PASO en agosto, las elecciones de octubre o la aprobación de la ley de emergencia económica ya sobre fines de año. Y, en medio de todas esas noticias, claro, los vaivenes del dólar y del índice del riesgo país, así como el regreso del cepo y el desdoblamiento cambiario.

En tal sentido, pueden establecerse cinco períodos claramente diferenciados en lo que hace a la evolución del mercado:

– Principios de enero a mediados de febrero: trepó un 24,4%

-12 de febrero a fines de abril: cayó un 23,5%

-29 de abril hasta la previa de las PASO en agosto: avanzó 53,9%

-9 de agosto hasta principios de septiembre: perdió un 48%

-3 de septiembre al inicio de noviembre: ganó un 61,5%

-4 de noviembre hasta la primera quincena del mes: retrocedió 16,8%

-14 de noviembre a hoy: recuperó un 36,3%.

Como consecuencia de este “serrucho” el acumulado fue pasando de positivo a negativo con inusitada virulencia, pues si a principios de agosto acumulaba una suba de casi el 50%, apenas un mes después mostraba un rojo del 24 por ciento.

Luego, a partir de la fuerte corrección que se registró entre septiembre y fines de año, permitió concluir el 2019 con un acumulado del orden del 37%. Un porcentaje que, hasta hace algunas semanas parecía muy lejano de alcanzar.

A manera de referencia, el nivel actual del indicador líder es similar al registrado en las semanas previas a las PASO, cuando rondaba los 44.000 puntos pero, para consuelo de muchos, es un 83% superior que el mínimo que se tocó a principios de septiembre, momento en el que apenas superó los 23.000 puntos.

Un año en montaña rusa
Pese a ello, si se toman en cuenta los cierres de diciembre, el resultado para el Merval no es del todo auspicioso, cualquiera sea el indicador con el que se lo compare, pues acumula una suba del 37,6% en todo el 2019, un porcentaje que se desdibuja frente al 63% de suba del dólar minorista y el 55% del IPC.

Incluso, quedó relegado frente al rendimiento de los plazos fijos, que acumularon una ganancia apenas por debajo del avance de los precios al consumidor.

Obviamente que ello se debe a la violenta corrección que sufrieron los precios de acciones y bonos en particular en agosto, más allá de lo sucedido con posterioridad.

No obstante ese flojo resultado, existe un reducido número de compañías que lograron salir airosas en todo el año si se compara la evolución de sus cotizaciones con el avance del dólar y de la inflación.

Ese conjunto de empresas es liderado por Grupo Valores, que subió un 183%, seguido por Mirgor (105%) y Ternium, con el 94 por ciento.

Un párrafo aparte merece Petrobras, pues si bien cotiza por fuera del panel líder, en el 2019 acumuló una ganancia cercana al 142 por ciento.

La contracara de estas subas fue lo sucedido con varias empresas, en especial las vinculadas al sector energético y financiero. Las bajas fueron lideradas por Edenor, que perdió el 52,5%; seguida por Transener, con el 42%.

Después se posicionaron TGN (Transportadora de Gas del Norte) y BYMA, que cayeron 21,8% y 15%, respectivamente. Luego Supervielle, con un retroceso de poco más del 10%.

En línea con las acciones que cotizan en el orden local, en Wall Street las bajas también fueron más que pronunciadas, siendo las más importantes las de Edenor, con el 77%; seguida por Grupo Supervielle, con el 57%, y TGS, que cayó cerca del 52 por ciento.

En sentido inverso, la gran ganadora del año sigue siendo Mercado Libre, que ganó un redondo 100 por ciento.

A partir de esta suba en Wall Street, el CEDEAR de la compañía liderada por Marcos Galperín se coronó como el máximo ganador en la plaza local, pues de la mano de la suba del dólar terminó el año con una ganancia en pesos del orden del 290 por ciento.

Levemente por debajo se ubicó el certificado local de Apple, con el 257%; Citigroup (207%) y Microsoft, con el 201 por ciento.

Por el lado de los títulos públicos, los de mejor performance fueron el Par en dólares con legislación argentina, que avanzó alrededor de 64%; seguido de lejos por el Discount en dólares, con el 41%, y el Par en pesos, con el 37 por ciento.

En cuanto a las pérdidas, el más afectado fue el PR13, que cayó 5 por ciento.

En el orden internacional, lo más destacado en el año fue el avance de los diferentes índices radicados en Wall Street, liderados por el tecnológico Nasdaq, que subió un 38%; seguido por el S&P 500 (29%) y el tradicional Dow Jones, con el 22 por ciento.

De esta manera, las acciones que cotizan en la Gran Manzana disfrutan del ciclo alcista más largo de la historia, ya que el “bullmarket” que comenzó en marzo de 2009 aún se mantiene vigente y así supera los mercados alcistas previos.

Por el lado de los mercados emergentes, la suba promedio fue del orden del 15%, dentro del cual la bolsa de San Pablo (Bovespa) trepó 24% en todo el 2019. En este contexto, el S&P Merval medido en dólares tuvo un desempeño claramente negativo: perdió un 16 por ciento.

Pasando a las materias primas, el petróleo avanzó más de 33%, en tanto que el oro acumuló un alza del 17,7%. Y, entre las agrícolas, el trigo mejoró su precio un 11,4%, el maíz ganó un 5% y la soja avanzó el 7,2 por ciento.

¿Qué pasó en diciembre?
El mercado bursátil operó en diciembre con clara tendencia positiva, de la mano de las primeras definiciones en materia económica que adoptó el Gobierno, impulsada en buena medida por el mayor volumen operado en ambas plazas.

El principal motivo puede atribuirse a la ventaja que ambos ofrecen para acceder al mercado cambiario, mediante el contado con liquidación y el denominado dólar MEP.

Según Joaquín Candia, “las subas precedentes fueron impulsadas principalmente por el cambio de humor de los inversores debido a las nuevas certezas acerca de la política económica del Gobierno y por la cercanía a la fecha de corte para el impuesto a los bienes personales”.

En el caso puntual de los títulos públicos, cuyas cotizaciones sufrieron un duro revés luego de las PASO, la mejora de los precios también puede atribuirse a una mayor demanda de fondos del exterior, ante las señales emitidas por el Gobierno en el sentido que la renegociación de los vencimientos de deuda será más amigable de lo estimado originalmente.

Desde Balanz, sus analistas afirman: “Los bonos y acciones en general tuvieron alzas importantes durante las últimas semanas, ya que los inversores recibieron bien los anuncios fiscales para reducir el déficit, junto con la postura de no utilizar la expansión monetaria para financiarlos”.

“De esta manera, se redujo la probabilidad de enfrentar una fuerte crisis monetaria en 2020. A su vez, también fueron bien recibidos los anuncios de seguir pagando cupones durante la negociación de la deuda”, agregan.

Otro factor que jugó a favor en las últimas ruedas fue que Morgan Stanley Capital Investment (MSCI), decidió que el mercado bursátil argentino seguirá revistando en la categoría “emergente”.

El anuncio es importante, porque dadas las restricciones cambiarias y las dificultades para que las empresas o inversores puedan girar divisas al exterior, se corría el riesgo de retornar al mercado de “frontera”.

En este contexto, el S&P Merval ganó nada menos que un 21% en el mes, impulsado por un buen número de acciones que mostró importantes subas, lideradas por Macro, que ganó 41,6%; seguida de cerca por Mirgor (40%) y Grupo Supervielle, con el 33,5%. Más abajo se ubicaron Grupo Valores (28%) y Cresud, con el 24 por ciento.

En sentido inverso, sólo Aluar mostró un retroceso durante todo el mes en su precio del 8 por ciento.

Por el lado de los títulos públicos, los resultados para los más negociados también fueron muy positivos. En este caso, el lote ganador fue liderado por el PR13, que trepó 33,2%. Luego, se destacaron el Par en pesos (25,7%), el Discount en dólares (25,2%) y el Bonar 2037, que avanzó 24,4 por ciento.

Para poner en contexto estas variaciones, cabe mencionar que el dólar minorista sin el impuesto del 30% que comenzó a regir en la última semana del mes avanzó un 1,2% a lo largo del mes, en tanto que el dólar MEP, que surge de la compra/venta de bonos bajó casi el 1%.

Al tiempo que el contado con liquidación, que se obtiene de la negociación de acciones que cotizan en Buenos Aires y en Wall Street, cedió el 0,5 por ciento.

En cuanto al índice de precios minoristas, se estima que rondaría el 5%, mientras que las tasas de interés pasivas promediaron un punto porcentual por debajo.

Proyecciones para 2020
Para el año que comienza, una vez más uno de los principales drivers a monitorear será el dólar en todas sus variantes. De hecho, las restricciones cambiarias, que limitan totalmente el acceso al dólar para atesoramiento a las empresas y muy significativamente a los particulares, hace que las expectativas se concentren en lo que puede ocurrir en los mercados alternativos, como el dólar Bolsa o MEP o el contado con liquidación, además del informal.

No obstante, debe tenerse en cuenta que la ley ómnibus recientemente aprobada dejó abierta la puerta para gravar también estos dólares legales alternativos.

El inciso “a” del artículo 41 establece que el Poder Ejecutivo podrá “incorporar nuevas operaciones… en la medida en que impliquen la adquisición de moneda extranjera de manera directa o indirecta…”. Aunque los analistas consultados por iProfesionalno creen que al menos por el momento les sea aplicado el gravamen.

Los ojos del mercado también estarán atentos a lo que ocurra con la cotización de los papeles privados. En tal sentido, debe tenerse en cuenta que pese a las premoniciones negativas para las acciones del sector financiero, éstas evolucionaron en forma muy positiva, a raíz de la mejora en la cotización de los bonos, que conforman buena parte del capital de las entidades financieras.

“No obstante este escenario, lo más recomendable es actuar con prudencia, ya que las fortísimas subas de las últimas semanas podrían disparar tomas de ganancias”, afirma el analista Agustín Cramo.

Ya con un horizonte de mediano plazo a la vista, desde Balanz sostienen que “en este contexto nuestra recomendación de preferencia por los bonos largos de precios más bajos se mantiene sin cambios, ya que vemos difícil que Argentina vuelva al mercado de capitales en el corto plazo”.

En igual sentido, desde Consultatio Plus, consideran que “ante el panorama de incertidumbre general, y la dinámica de mercado en las últimas semanas, mantenemos un sesgo más bien pesimista en el corto plazo y creemos que aumentan chances de “estar peor antes que mejor”.

“Por estas razones, recomendamos bajar el riesgo de las carteras disminuyendo exposición al riesgo argentino”, agregan.

En este contexto, sostienen que “dentro de la porción invertida en activos locales, seguimos favoreciendo los bonos en dólares bajo legislación internacional, dado que nuestro escenario base sigue siendo el de un canje en dos etapas, donde los bonos ley local probablemente sufran mucho más”, concluyen.

QSi bien creemos que los bonos en pesos, en especial los CER, pueden ser una buena alternativa incluso en un escenario de reperfilamiento, no es el mejor momento para aumentar la exposición porque entendemos que la brecha va a sufrir presión en el corto plazo”, agregan.

Fuente: Link

RELACIONADOS