El canje es “inevitable”, según el reporte de Consultatio

28 agosto, 2019

“Un canje luce inevitable”, sostiene el reporte de Consultatio, según el cual “las valuaciones de los títulos públicos descuentan un escenario más agresivo del que Argentina puede ofrecer”.

“La perspectiva de falta de acceso al financiamiento voluntario por tiempo prolongado que dejó el resultado de las PASO implica que la posibilidad de atender a los pagos de deuda en los próximos años es de cumplimiento imposible en los términos que está pactada”, en ese marco, indicó la consultora del empresario, Eduardo Costantini, Consultatio, según publicó hoy el diario ‘Ambito Financiero, “un canje luce inevitable”.

Y consideró que “los precios de mercado están descontando un escenario de canje bastante más agresivo del que Argentina tiene posibilidades de ofrecer”.

De acuerdo con la consultora, los precios de los bonos descuentan “un default más o menos generalizado donde no hay diferencia por plazos o cupones, y en menor medida, por legislación”. Y destacó que “los riesgos de que una propuesta agresiva sea rechazada son más altos que los beneficios que el país puede obtener”.

El reporte señaló, a su vez, que, “con sólo un 40% del total de la deuda pública en manos de acreedores privados, cualquier quita factible sobre la proporción reestructurable tiene un efecto bajo. Y las condiciones financieras actuales de la deuda en títulos públicos tampoco dejan demasiado margen: 8,6 años de vida promedio y 5,24% de cupón para la parte de títulos públicos en dólares”.

Consultatio manifestó que “esto fue advertido ya no sólo por el Gobierno sino por el principal candidato a ganar las elecciones, Alberto Fernández, que la semana pasada declaró ‘la Argentina no tiene posibilidad de caer en default si yo soy presidente'”. Pero remarcó que “los precios de los bonos prácticamente no se movieron con esas declaraciones. Este no es un dato menor, pues pone de manifiesto una fragilidad central para pensar cualquier ejercicio exitoso de reestructuración. La credibilidad que el mercado le asigna a sus declaraciones es (hoy) muy baja”.

Resaltó también que “los bonos más cortos son más afectados en un canje que extienda plazos, mientras que los bonos más largos sufren más si el escenario es el de quita de intereses. El impacto de una quita de capital es parejo entre bonos”.

Señaló que “la pendiente de la curva actual refleja que el canje más esperado es el de extensión de plazos” y que “los escenarios analizados muestran que los precios actuales resisten bastante bien propuestas de canje con parámetros razonables”. Y sostuvo que “la falta de credibilidad que el mercado le atribuye a las declaraciones de voluntad de pago de los candidatos es un elemento clave que puede complicar significativamente cualquier propuesta de reestructuración. En otras palabras: sin credibilidad no hay ejercicio de reestructuración financiera que pueda resultar exitoso”.

Unos días antes de las PASO, Jose Echague, jefe estratega de Consultatio había anticipado que Argentina no podía ir a un canje demasiado agresivo que lo deje al borde del default: el canje tiene que ser voluntario.

“La razón fundamental es que la estructura de la deuda es muy rígida. La deuda con el sector privado en moneda extranjera representa tan solo un 30% del total (25% del PBI), con lo cual una quita demasiado agresiva que acabe en un default no mejoraría signicativamente los ratios de solvencia. La deuda intra-sector público y con organismos que, según entendemos no sería elegible a la hora de hacer una quita de capital, suma un 60% del total (casi 50% del PBI). Un canje con una quita muy agresiva de la deuda intra-sector público no tendría sentido ya que acabaría perjudicando fuertemente el sistema previsional y el patrimonio del BCRA”, dijo Echague tal como publicó Urgente24.

Señaló también que, a modo anecdótico, de las últimas 10 experiencias de restructuración en el mundo, 4 de ellas se llevaron a cabo sin necesidad de una quita en el capital. Asimismo, muchas de las cuales sí tuvieron quitas, éstas fueron mínimas cuando se las mide bien (en términos de valor presente neto).

Fuente: Link

RELACIONADOS