Bonos argentinos se despegan de sus pares de la región y sufren por el riesgo electoral

16 abril, 2019

En cuatro meses se duplicó el diferencial del riesgo país argentino contra el promedio de emergentes.

El riesgo pais sigue en zona de máximos de la era Macri pese a que el tipo de cambio este apuntando a la baja. Lo que habla de un escenario de debilidad economica y financiera, potenciada por un contexto de incertidumbre política de cara a las elecciones presidenciales de octubre. Al mercado le asusta una potencial victoria de un candidato que no fuera Macri, sobretodo el riesgo de que la continuidad del programa con el FMI quede postergada y que ello derive en un escenario de default de la deuda local. Por ello, mientras el riesgo pais en la región se mantiene debajo de los niveles de comienzo de año, en Argentina alcanza nuevos máximo del año, al igual que los seguros contra default. De esta manera, los bonos sufren y se despegan de sus pares de la región y la distancia entre el riesgo país local y otros países se duplicó en 2019.

Los bonos argentinos han estado bajo presión junto con la debilidad registrada por los mercados emergentes, siendo la renta fija local la más castigada junto con los bonos turcos, ucranianos y brasileros. Estos países son los que mayores valores y volatilidad muestran en la paridad de sus bonos.

Los analistas de Quinquela Fondos destacaron que si se compara el riesgo país de otros mercados bajo presión este año como Brasil , Turquía y Ucrania con el de Argentina, se puede llegar a entender si cada proceso de suba del riesgo responde a factores globales o a temas puntuales que afectan de manera directa a Argentina.

“Si analizamos el comportamiento desde enero de 2018 podemos ver que en promedio las 3 economías seleccionadas han registrado un valor de riesgo país de 408 puntos. En ese mismo período el riesgo país de Argentina fue de 585 puntos, es decir un 42% superior. En la actualidad el riesgo país argentino está en 815 puntos y el promedio de referencia está en 430 puntos. Es decir que la brecha pasó de 42% a 88%, lo que significa que la misma se duplicó en pocos meses. Este permite apreciar que los activos argentinos han sido proporcionalmente más castigados que el resto, por lo tanto, hay factores locales detrás de ese comportamiento”, alertaron.

Al analizar la evolución de los seguros contra Default (CDS) Argentinos y al compararlos contra otros países se observa que la tendencia de los seguros contra los bonos argentinos es al alza mientras que los bonos de países de la región han apuntado a la baja a lo largo de 2019. El contraste en la tendencia de los seguros argentinos contra los del resto de la región habla a las claras de que la renta fija argentina ha estado disociada de lo que ha venido ocurriendo en el resto de los mercados emergentes.

Mientras el CDS argentino se ubica 11 puntos por encima de los niveles registrados a comienzo de año, todo el resto de los CDS de países de la región no solo han apuntado a la baja sino que se ubican entre 20 (como los CDS de Brasil) y 40 puntos debajo de los niveles registrados a comienzo de año como los CDS de Chile y Colombia. Por su parte, desde Consultatio Investments coincidieron con los comentarios de los especialistas de Quinquela al sostener que Argentina va a contramano del mundo.

“Si miramos las cotizaciones de la deuda emergente, podemos inferir que, desde mediados de febrero, la caída de la deuda local no obedece a un shock externo, sino que se trata de un factor 100% idiosincrásico. El contexto internacional más benigno, a partir de que la Fed confirmara su giro de 180 grados en su visión de la política monetaria, llevó a los seguros contra default (CDS) de 10 años de los países de la región a comprimir bastante en los últimos 30 días, reflejando una menor aversión al riesgo global que beneficia a la deuda emergente. Esa compresión, sin embargo, no se observó en los CDS de la deuda argentina, sino que, por el contrario, éstos se mostraron al alza”, dijeron desde Consultatio Asset Management.

Entendiendo las causas
En general el mercado está alineado en encontrar las causas de la mal performance de la renta fija local y la misma está centrada en la incertidumbre que destaca el riesgo político de cara a las elecciones y los riesgos de default que dicho evento genera.

“La incertidumbre del proceso electoral es uno de esos factores, pero básicamente los inversores miran la capacidad de repago de deudor y por lo tanto el Programa Financiero de mediano plazo se convierte en un dato clave para entender cómo se forman esas expectativas. El año 2019 muestra una tasa requerida de renovación de Letes menor a la esperada a fin de 2018. Para cerrar el Programa Financiero 2019 se necesita extender a 2020 los vencimientos de al menos el 40% de las Letras de Corto plazo que vencen en 2019. La cifra llega al 45% para las Letes en dólares y al 35% para Lecap y Lecer​​​​​​”, remarcaron los analistas de Quinquela Fondos.

Ahora bien, el riesgo radica en 2020 ya que como indican desde Quinquela, “la situación cambia para 2020, donde se hace necesario renovar el 100% de los vencimientos de Letras y recurrir al mercado de capitales doméstico para renovar el 100% de los bonos y lograr algo más de u$s 5.000 millones de financiamiento nuevo”

Mirando hacia un operador de bonos de un banco local sostuvo que el factor está condicionando y continuará condicionando a la renta fija argentina en los próximos meses. “Es de esperar que al menos hasta junio o julio veamos una dinámica de este estilo en los activos argentinos. No vemos por ahora que existan factores que puedan hacer cambiar dicha tendencia y por ello es que mantenemos cierta cautela en los bonos locales. Recién con las listas que competirán en las próximas elecciones podremos comenzar a tener una visión más clara de la actualidad y realizar proyecciones con mayor precisión ya que todavía no sabemos quiénes se van a presentar en la contienda electoral de octubre”, sostuvo el operador.

Fuente: Link

RELACIONADOS