Inversores esperan “desaceleración marcada” de la inflación para fin de año

23 octubre, 2018

Un informe de Consultatio Asset Management ve un sendero de precios minoristas a la baja.

Tipo de cambio apreciándose al piso de la banda, precios de bonos en USD cayendo y los recientes datos de inflación ofrecen tres ángulos distintos para evaluar la redefinición del esquema de política económica implementada a principios de mes luego de renegociado el acuerdo con el FMI, consideró un informe de Consultatio Asset Management.

El documento señala que la evaluación de los resultados no puede realizarse en forma simultánea. “Las variables financieras reaccionan antes que las reales, y luego de seis meses casi ininterrumpidos de corrida cambiaria, la estabilización del Peso era la prioridad absoluta”, mencionó.

Consultatio agregó que la instrumentación del nuevo esquema monetario fue muy efectivo: con un contexto regional claramente que jugó muy a favor a través de Brasil, el Peso se apreció desde los máximos que registró a fin de mes pasado tanto en términos nominales como reales y se acerca rápidamente al piso de la zona de no intervención.

En este nivel, todavía hay colchón cambiario: si se lo compara en términos históricos el nivel actual es equivalente al pico que registró en términos reales luego de la devaluación de Kicillof en 2014.
Simultáneamente, el Banco Central pudo estabilizar en un nivel su tasa de política y la demanda de activos en pesos está empezando a dar signos claros de recomposición, como quedó de manifiesto en las licitaciones de Lebacs y Lecaps de esta semana.

Aún con tasas de interés que todavía son muy altas en términos nominales, el alargamiento del cronograma de vencimientos y el fortalecimiento de la hoja de balance del Banco Central que representa el desarme de las Lebacs son activos intangibles que se están acumulando en favor de la reducción de la vulnerabilidad financiera de corto plazo.

“Los datos de inflación conocidos la semana pasada son a todas luces malos, pero dicen poco sobre la perspectiva”, completó. Y agregó que, además de corresponder al mes de septiembre, lo que están reflejando son los efectos de un desequilibrio monetario muy fuerte (caída de demanda de dinero y aumento de oferta derivado del desarme de Lebacs) que tuvo lugar a lo largo de casi 5 meses de corrida cambiaria ininterrumpida, y que culminaron en agosto con un salto de 35% del tipo de cambio.

Con el nuevo esquema monetario, es esperable que los registros de octubre muestren una desaceleración marcada. Si se acepta la estimación de 46% de inflación para 2018 que refleja el relevamiento de expectativas de mercado que realiza el BCRA, la inflación mensual podría terminar el año en el rango de 2.5% 3.0% mensual, menos de la mitad del valor del mes pasado.

De todas las señales que está dando la coyuntura financiera actual, la más preocupante es sin duda el comportamiento del precio de los bonos en dólares. Luego de haber registrado un septiembre muy positivo donde la prima de riesgo bajó desde 771 hasta 621 puntos básicos, en lo que va de octubre, este indicador subió 40 pb para ubicarse en un nivel de 661 pb.

Con el programa financiero del gobierno nacional cerrado para 2018 y 2019 con los desembolsos previstos en el acuerdo del FMI, lo que está expresando este comportamiento es la incertidumbre respecto de la dinámica de la deuda. Puesto en otros términos: los tiempos y costos en que tomará al gobierno normalizar las condiciones monetarias y financieras para que la economía vuelva a estar en condiciones de volver a crecer.

Fuente: Link

RELACIONADOS