Piden que Letes en pesos tengan más liquidez para tentar a inversores

18 septiembre, 2018

Hoy y mañana el Ministerio de Hacienda licita Letras del Tesoro (Letes) capitalizables en pesos, con el objetivo de contener una parte del desarme de Lebac. Se trata de una serie a 132 días (con vencimiento el próximo 31 de enero) y otra a 374 días (con fecha de caducidad el 30 de septiembre de 2019). En ambos casos, serán capitalizables a una tasa nominal mensual de 4% y 3,45%, respectivamente. Calculan que las tasas efectivas superarían el 50%.

Las Letes en pesos apuntan a atraer los pesos resultantes del desarme de posiciones en Lebac. Mañana vencen $ 403.000 millones y el Banco Central (BCRA) solo renovará $ 150.000, por lo liberará al menos $ 253.000 millones. De ese total, unos $ 153.000 millones están en manos de inversores privados no bancarios, a los que el Tesoro busca tentar con esta emisión de Letes en pesos (que, no obstante, también podrán ser suscriptas y encajadas por bancos).

“En una primera instancia, hay dos inversores más directos para estos instrumentos. Por un lado, las compañías de seguros, para ir reemplazando las Lebac que tenían en su cartera. Por otro, los fondos que invertían en Lebac y van a terminar desarmando su posición en diciembre. Las van a tener que ir reemplazando y en la medida en que las Letes tengan liquidez y una tasa razonable, seguramente sean el sustituto natural”, indicó Diego Martínez Burzaco, de MB Inversiones.

La cuestión de la liquidez no es menor. Según estimó Martín Przybylski, portfolio manager de Consultatio mientras que hasta hoy había unos $ 400.000 millones de Lebac en el mercado (aun luego de la fuerte contracción de stock que encaró el BCRA), las Letes en pesos solo suman $ 33.000 millones. “No digo que no puedan tener salida, sino que la diferencia entre el precio de compra y venta es mucho más grande. Entonces se vuelve un instrumento imperfecto para el manejo de liquidez de corto plazo”, explicó.

La poca profundidad de mercado también afecta a una posible demanda por parte de empresas que buscan hacer rendir su capital de trabajo, un fin para el que solían usar las Lebac al menos antes de la escalada del dólar. “Muchas pymes quizá sigan realizando sus inversiones de dinero de corto plazo a través de un fondo de liquidación instantánea o de 24 horas porque les va a dar más liquidez y flexibilidad sin estar preocupados por el mercado o no”, agregó Martínez Burzaco.

Si bien es posible que los fondos que invierten en pesos ingresen hoy y mañana a las Letes capitalizables, Przybylski apuntó que la licitación no es tan atractiva para aquellos que tienen un horizonte más bien corto: “Los plazos son relativamente largos. La demanda de los fondos T+1 (que liquidan en 24 horas) se concentra en plazos más cortos, de hasta 60 días. Es demasiada duration y, por lo tanto, volatilidad, para un fondo de corto plazo”.

Fuente: Link

RELACIONADOS