El dólar cierra en baja después de tres días de calma en los mercados

10 septiembre, 2018

En el final de la semana el dólar confirmó su tendencia a la baja: por tercer día consecutivo la divisa retrocedió y cerró a $37,76 a nivel minorista, con un baja de 50 centavos respecto del nivel del jueves.

Las perspectivas de que las negociaciones del Gobierno con el FMI lleguen a buen puerto, sumado al cambio en la estrategia de intervención por parte del Banco Central armaron el escenario para que los mercados recuperaran la calma después de la corrida de los días previos.

Según Gabriel Caamaño, de la Consultora Ledesma, el mercado vivió “tres días redondos”: el dólar bajó, mejoró el riesgo país -bajó a 729 puntos básicos, una caída del 2%- y subieron las reservas.

Para Caamaño, la tendencia negativa del mercado se revirtió gracias a que “hubo mayor calma en los mercados emergentes en general, lo que se sumó a las noticias acerca de los avances en las negociaciones con el Fondo Monetario y a un cambio en las reglas de juego del Central, que dejó de operar por subastas y empezó a operar con intervenciones no anunciadas”.

Con este formato “el mercado funciona distinto porque tiene un mayor componente de incertidumbre, pero a la vez interpreta que el FMI está avalando esta estrategia”. El economista sostiene que si el Fondo cambio de postura y ahora permite que el Central intervenga en el mercado es porque antes “no estaba dispuesto a que el Central usará las reservas para apuntalar un tipo de cambio que no era sostenible. Pero ahora parece estar respaldar que el Central intervenga con discrecionalidad porque el ajuste de la balanza de pagos ya se habría producido”.

Ayer a la mañana el titular del Banco Central, Luis Caputo, explicitó la nueva dinámica ​ al decir en la conferencia del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas, en Mendoza, que en las últimas dos semanas la estrategia de subastas de dólares no había sido la mejor, pero que luego el mercado “entendió el mensaje”.

De todos modos, Caamaño resaltó que esta calma “lleva tres día y salir de la crisis supondrá un camino largo”.

En ese sentido, recordó que la semana que viene habrá vencimientos de Letes -US$895 millones-, mientras que la otras semana vencerán las Lebac -$408.000 millones-, casi en simultáneo con el arranque del debate del presupuesto en el Congreso. “Es positivo que la volatilidad baje, pero hay que ser prudente”, indicó. “El dólar ya debería empezar a encontrar un nivel, podría darse un escenario donde vuelva el carry trade, pero estamos lejos todavía de eso”.

Ayer fue un buen día para los emergentes en general. En Turquía el dólar cedió 0,70% contra la lira y el real brasileño bajó 0,40%. Este fue uno de los factores que contribuyó a que en Argentina el riesgo país descendiera 2%. “Todavía estamos altos y lejos de los niveles que nos permitirían el acceso voluntario a los mercados, tiene que seguir bajando mucho más”, consideró Caamaño.

La consultora Invecq indicó que “luego de largas semanas en que el escenario solo empeoraba, el mercado le dio una tregua a la Argentina. No es suficiente para pensar que esta crisis está acabada ni mucho menos, pero si en algunas semanas más la situación está controlada muy probablemente ubicaremos aquí el punto de inflexión”.

Según informó el Banco Central, las reservas finalizaron en US$51.210 millones, US$66 millones más que el día anterior.”Todo indicaría que los flujos financieros de salida se tomaron un respiro. Por primera vez en mucho tiempo volvimos a ver flujos amigos entrando”, señaló la consultora Delphos Investment en un informe.

Para Consultatio Financial, el factor clave de esta mejora fue “el cambio de estrategia oficial para encarar la crisis”. Y detallan que “la idea que guió al Gobierno en los últimos tres meses desde la firma del acuerdo con el FMI fue que el ordenamiento monetario iba a anticipar al crediticio. La última semana de agosto terminó de enterrar esa interpretación”.

Según esta lectura, “en el corto plazo la sostenibilidad de la mejora lograda dependerá crucialmente de dos factores: el respaldo político que pueda obtener el Gobierno en el tratamiento del presupuesto nacional y la evolución del contexto internacional”.

Fuente: LINK

RELACIONADOS