Bajó el dólar tras un nuevo retoque al torniquete monetario

23 julio, 2018

El dólar cerró la semana en baja tras cinco ruedas de negociarse al alza. El retroceso fue favorecido por los signos de debilidad que esa moneda mostró ayer en todo el mundo y por el nuevo ajuste que el Banco Central (BCRA) realizó en las últimas horas al torniquete monetario al retirar del mercado unos $73.000 millones. Lo hizo mediante distintas vías para aspirar el sobrante de liquidez que había dejado la renovación parcial del vencimiento de Lebac de mitad de semana.

El billete quedó ofrecido a $28,27 y $27,58 para la venta minorista y mayorista, respectivamente, contra la clausura de $28,36 y $27,76, lo que supone retrocesos de 9 y 18 centavos en cada caso. Aun así, su precio avanzó 42 y 37 centavos en la semana en cada segmento en relación con el nivel de clausura del viernes previo, poniendo fin a un ciclo de dos caídas semanales.
De esta manera se confirma que ahora cotiza en un rango de precio acotado y con cierta tendencia a la estabilidad aunque, como se sabe, tras subir más del 49% desde comienzos de año, lo que mantiene al peso entre las monedas más devaluadas del mundo en lo que va de 2018.

Los operadores coincidieron en describir que la divisa se negoció “bastante más ofrecida” que en días previos, lo que presionó a la baja su valor en sintonía con lo que ocurría en la región. “Hubo ventas de origen financiero para apostar a la tasa que bastaron para compensar una menor liquidación de exportaciones”, dijeron a LA NACION.

A tono con esta tendencia en el mercado de contado, “los futuros también se negociaron más ofrecidos con tasas implícitas bajo presión en toda la curva, en particular los plazos más próximos perdieron en torno a 200 puntos básicos”, detalló en su reporte GL Capital. Aludía a la caída de $28,12 a $27,88 en el contrato de dólar a vencer a fin de mes y a la de $29,18 a $28,89 que mostró su similar por caducar el último día de agosto, según valores pactados en el Rofex.

Factores locales y globales

Como fue dicho, a la baja aportaron factores locales y globales. Entre los primeros hay que mencionar la vigilancia que pasó a mantener el BCRA sobre los agregados monetarios, lo que lo llevó a quitar de circulación mediante pases y la venta a bancos de Letras de Liquidez (Leliq) más de $50.000 a los que agregó otros $18.000 millones mediante la emisión de nuevas Lebac. Esto ayuda a sostener “la sensación de tregua que se instaló en el mercado, con variables financieras que muestran signos de estabilización”, observó Consultatio en un informe.
“Otra vez secaron la plaza de pesos, lo que, sin duda, ayudó a la baja del dólar”, juzgó el analista Fernando Izzo, de la corredora de cambios ABC, aunque no tuvo incidencia sobre el resto de las variables (el call money bajó al 47%), lo que demuestra que los que se retiraron fueron los pesos ociosos.

Claro que a esto hay que sumar el contexto de tranquilidad que aportó la baja del 0,75% que se anotó el Dollar Index (cerró debajo de 94,50) luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, volviera a criticar al Banco Central (Fed, en ese país) por su política de mantener una suba gradual de las tasas de referencia. Trump, tal vez alertado de la estrategia devaluacionista que adoptó China para contrarrestar sus sanciones comerciales, dijo por Twitter que con esa política la Fed despoja a EE.UU. de una “gran ventaja competitiva”, lo que podría afectar la economía al tender a revaluar globalmente el dólar.

Fuente: Link

RELACIONADOS