Cómo es la cartera de inversión a la espera de una ‘estabilización’

28 junio, 2018

En el mercado proponen dolarizar el 60% del portfolio. Recomiendan un 35% en Letes de corto plazo, un 15% en Global 2021 y un 10% en el bono de la Provincia de Buenos Aires a 2021

Luego de jornadas intensas en novedades en materia económica y financiera, con el acuerdo del FMI cerrado, con la recategorización a emergentes y habiendo pasado un nuevo vencimiento de Lebac, el mercado financiero se acomoda en el arranque de una nueva semana mirando de reojo la evolución del tipo de cambio y los próximos movimientos del Banco Central para reducir la volatilidad del dólar. Además, las acciones se encuentran en el centro de la atención luego del cambio de status de la plaza local.

Para hacer una evaluación de la actualidad y un análisis de lo que viene, El Cronista tuvo la oportunidad de conocer la visión y recomendaciones de inversión de José Echagüe, Estratega de Consultatio Investments, quien propone una dolarización del portafolio del orden del 60%.

El especialista de Consultatio Investments considera que luego del acuerdo con el FMI, las condiciones financieras comienzan a estabilizarse para Argentina aunque hace un llamado de atención y destaca que “es muy posible que los efectos de la corrida cambiaria que atravesó el país en los últimos meses todavía no hayan terminado de manifestarse, especialmente en un contexto internacional que sigue mostrándose desafiante: economía norteamericana mostrando datos muy sólidos, tasas de interés internacionales subiendo y un calendario político intenso en Latinoamérica con elecciones presidenciales inciertas en México y Brasil que pueden afectar la dirección de los flujos de capitales. En este contexto, seguimos recomendando posicionar las carteras de una manera conservadora”.

Mirando hacia adelante, “en 2019 Argentina deberá estar nuevamente en condiciones de retomar acceso al financiamiento voluntario. Según nuestra estimación el monto de necesidades de financiamiento que el gobierno nacional tendrá que conseguir en el mercado asciende a un piso de u$s 22.000 millones. Esto le da al gobierno una ventana de 6 a 9 meses para poder mostrar resultados que permitan reducir la incertidumbre macroeconómica y absorber el shock de la corrida cambiaria que afectó al país en los últimos meses”, considera Echagüe.

Desde el lado del financiamiento, el Echagüe señala que gracias a las emisiones realizadas la semana pasada, el gobierno tiene prácticamente cubierto el programa financiero de 2018. “Esto brinda mayor certidumbre a los vencimientos más próximos y en los niveles actuales, las Letes en dólares y los bonos cortos se vuelven más atractivos”, explica el experto.

Desde el lado de la evolución del tipo de cambio, Echagüe destaca que la recomposición de la hoja de balance del Banco Central que surge del acuerdo con el FMI tendrá efectos importantes sobre la inflación una vez que se agote el traspaso a precios de la depreciación del tipo de cambio, y a partir de ahí sobre la tasa de interés nominal y real de la economía que hoy está muy alta como consecuencia de la sobre-reacción del BCRA a la corrida. Por otro lado, agrega que “la reducción del stock de Lebac y aumento de encajes reciente también tendrá efectos sobre la liquidez del sistema financiero. Vemos a la tasa BADLAR bajando más lentamente que al resto de las tasas de interés. Por ello encontramos valor en los bonos CER cortos y BADLAR que hoy incorporan un castigo excesivo. Créditos provinciales como la provincia de Buenos Aires sufrieron aún más”.

Finalmente, en lo que respecta a la renta variable, Echagüe señala que “las acciones locales adquieren un nuevo impulso a partir de la reclasificación como país emergente, que se da en un momento de precios muy castigados, cotizando en dólares 33% por debajo de los valores de principios de año y apenas 12% por encima de los niveles de enero de 2016, con fundamentals por parte de las compañías mucho más sólidos que en ese momento”.

Para aprovechar el escenario descripto, el especialista recomienda un portafolio que está mayormente dolarizado, con un 60% de la cartera en moneda dura. Dentro de este segmento recomienda un 35% de la cartera en Letes de corto plazo, un 15% de la cartera en Global 2021 y un 10% de la cartera en el bono de la Provincia de Buenos Aires a 2021. El 30% de la cartera la aloca en pesos distribuida en un 10% a la Lebac corta, un 10% al Bogato 20 y un 10% al bono de la provincia de Buenos aires a 2025.

Finalmente el 10% restante lo aloca en acciones distribuido entre BYMA, Grupo Financiero Galicia, Pampa y Transportadora de Gas del Norte entre sus acciones elegidas.

Fuente: Link

RELACIONADOS