Fondos Comunes Cerrados: La clave del sector Inmobiliario

18 diciembre, 2016

Representantes del sector inmobiliario comparten que este blanqueo no beneficiará particularmente a la actividad. Sin embargo, distintas sociedades de Bolsa ya preparan fondos comunes cerrados de inversión destinados al desarrollo inmobiliario.

“Este blanqueo no tiene nada que ver con el de los Cedin, que estuvo direccionado al sector inmobiliario y de la construcción, en el cual la tasa era de 0%”, explica German Gómez Picasso de Reporte Inmobiliario y agrega que la esperanza del sector con relación al blanqueo está relacionada con que los usuarios puedan justificar la compra de propiedades.

En el mismo sentido, Mariano Maurette, presidente de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales, espera que parte del dinero blanqueado se destine a la compra de tierras, pero no arriesgan cifras. “Es muy posible que algún porcentaje vaya destinado a tierras. Por más pequeño que sea el monto, en nuestro mercado con muy poco se hace mucho”, expresa el dirigente.

Sin embargo, este régimen de sinceramiento fiscal no plantea una posibilidad de inversión inmobiliaria directa que permita evitar la penalización del 10%. “Este es un blanqueo justo y pone al sector inmobiliario en el mismo nivel de condiciones que los demás”, plantea Gómez Picasso.

La vuelta financiera

El nuevo régimen de blanqueo le da una alternativa a la multa del 10% que afecta al sector inmobiliario, aunque sea a través del mercado de capitales.

La ley exceptúa del impuesto a los que inviertan en fondos comunes “cuyo objeto sea la inversión en instrumentos destinados al financiamiento de proyectos de infraestructura, inversión productiva, inmobiliarios, energías renovables, pequeñas y medianas empresas, préstamos hipotecarios actualizados por Unidad de Vivienda (UVI), desarrollo de economías regionales y demás objetos vinculados con la economía real”. Por este motivo, algunos gestores de fondos ya comenzaron a desarrollar alternativas atractivas para quienes busquen evitar la penalización y quieran intervenir en la economía real a través del mercado de capitales.

Los fondos

“Nuestro desafío es armar un producto de fondo cerrado inmobiliario lo suficientemente atractivo en cuanto a retorno para que el inversor elija depositar el dinero del blanqueo en el fondo porque esta alternativa le da el beneficio de no pagar el 10% aunque a la inversión no la pueda tocar por cinco años”, explica Juan Martin Aguado, gerente comercial de Consultatio Asset Management, una de las empresas que ha comenzado el proceso de diseño de fondos centrados en el sector inmobiliario.

El proyecto gira en torno al desarrollo de oficinas AAA para el segmento premium principalmente en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. “Creemos que hay una demanda insatisfecha en ese segmento de oficinas y, si Argentina se abre al mundo, va a tener una necesidad de oficinas de primera línea para satisfacer a las grandes empresas que busquen posicionarse”, dice el especialista. En Consultatio, que lidera Eduardo Costantini, esperan que al menos US$ 1.000 millones del blanqueo se destinen a la inversión en la economía real a través de los mencionados Fondos Comunes de Inversión (FCI).

Por otro lado, Allaria Ledesma ya presentó en la CNV un fondo común de inversión cerrado que se va a dedicar al desarrollo de viviendas residenciales cuyo objetivo es permitir a aquellas personas que quieran adherir a la ley de sinceramiento fiscal no tributar el 10%.

En ambos casos, la instrumentación hacia el fondo cerrado se va a hacer mediante un fondo común de inversión abierto. Desde la compañía presidida por Costantini detallaron que en su caso se trata de fondos parking en letras del Tesoro Nacional en dólares con plazo menor a un año.

RELACIONADOS